¿Nuestros datos están seguros en Internet ?

¿Es el proceso de recolección de datos nocivo para los consumidores? Tal vez la respuesta a todas luces sería no, porque la personalización no sólo ajusta la oferta a las preferencias individuales sino que puede llegar a optimizar decisiones de compra, tiempo y dinero.  Sin embargo, esa herramienta que se ha convertido en una prioridad empresarial y que es inherente a un proyecto estratégico de mercadeo, puede ser un arma de doble filo, incluso contra el bienestar y las necesidades del consumidor, si se tiene en cuenta el tema de la seguridad.

En esta fase, en la que según un informe ejecutivo de IBM, escrito en colaboración con la Escuela de Negocios de Oxford en el año 2012, nos encontramos en las primeras etapas de la adopción empresarial de big data,  es necesario abordar el tema de la seguridad y el uso de los datos personales, sobre el cual se debe establecer la regulación respectiva.

En esta materia se ha tenido en Colombia un avance a través de la ley General de Protección de Datos Personales de 2008 más conocida como la ley de Habeas Data,  la cual es aplicada a todos los datos personales financieros, crediticios, comerciales y de servicios, para regular la recolección y el uso de esa información. De esta manera, cada persona puede (en derecho de su intimidad y acceso a la información) conocer, actualizar, rectificar, incluir o excluir,  los datos que se hayan recogido sobre ella en bancos de datos de naturaleza pública o privada, así como establecer la limitación en las posibilidades de divulgación o publicación de la misma. En este sentido el informe de IBM hace importantes advertencias.

Las nuevas consideraciones jurídicas, éticas y normativas de big data introducen  riesgos y amplían el potencial de fallos públicos, tal y como hemos tenido la oportunidad de ver empresas que han perdido el control sobre los datos o los han utilizado de forma cuestionables. Como resultado, la seguridad de los datos y especialmente la privacidad de los mismos, constituye una parte fundamental de la gestión de la información. Schroeck, Shockley, Smart, Romero, & Tufano, 2012, pág. 9)

Comprender la importancia de la seguridad en la administración de los datos personales es un camino que debe empezarse a recorrer no solo por las empresas, sino también por los consumidores; quienes pueden, en pro sus derechos de privacidad y acceso a la información, evaluar a quién, cómo y bajo qué reglamentos están entregando su información. Porque en el mejor de los casos los clientes están recibiendo servicios personalizados al gusto del consumidor, como la plataforma de contenidos Netflix. Sin embargo, en el peor de los escenarios ¿qué estaríamos dispuestos a recibir como consecuencia negativa de la entrega ilimitada de información personal?.