Kodak: Lección de cómo fracasar en la disrupción digital

Hace no mucho Kodak era una compañía exitosa que se dedicaba a comercializar todo lo relacionado con cámaras fotográficas. Imposible olvidar su famoso “momento Kodak” que fue un rotundo éxito y permeó sobre la adolescencia de las anteriores generaciones, expresión que significaba ‘algo que merecía la pena conservar’. Hoy en cambio esta misma expresión sirve para recordar a los ejecutivos la necesidad latente de generar una disrupción digital en sus mercados.

Las cámaras fotográficas pasaron a ser digitales, y luego pasaron a estar en el interior de los dispositivos móviles. La tendencia de imprimir las fotos para coleccionar, se vio desplazada cuando se comenzó a compartir las mismas en internet.

¿Cuál es la razón del fracaso de Kodak?

La miopía por parte de los ejecutivos de Kodak. La ceguera que les generó el éxito de dichas cámaras; puesto que para su época, ellos eran la compañía más innovadora y disruptiva del mercado; ya que el primer prototipo de cámara digital fue desarrollado en 1975 por un ingeniero de Kodak, Steve Sasson.

En un artículo del Harvard Business Review el consultor Scott Anthony afirmó “Kodak inventó la tecnología pero no invirtió en ella” y mencionó que Kodak no se quedó estática, existieron intentos de adquisición de compañías que tenían la misma línea disruptiva, apostándole al ámbito digital vía Internet, sin embargo fracaso al pensar que le serviría para imprimir imágenes y no comprendió el poder que tendría el compartirlas en la red.

Tres preguntas a realizarse antes de hablar de transformación digital por Scott:

  1. ¿A qué negocio nos dedicamos actualmente?
  2. ¿Qué nuevas oportunidades abrirá la disrupción digital?
  3. ¿Qué capacidades necesitamos para aprovechar estas oportunidades?

En conclusión, lo sucedido a Kodak es algo de lo cual no está exento cualquier ejecutivo de cualquier industria; sin embargo es importante aprender de las lecciones que este caso trae; puesto que muchas veces las compañías conocen la disrupción en la cual se ve inmerso su mercado, sin embargo no adoptan los nuevos modelos de negocio requeridos para atender dichas disrupciones.

Kodak creó la cámara digital, invirtió, pero no tuvo en cuenta que lo nuevo era compartir fotos en línea.

 

Referencia
  • http://hbr.es/estrategia/75/el-s-ndrome-kodak-o-c-mo-fracasar-en-la-transformaci-n-digital
  • http://hbr.es/innovaci-n-disruptiva/166/las-lecciones-no-tan-obvias-del-fracaso-de-kodak