¿EXISTE EL SER ONLINE Y EL HUMANO OFFLINE?

Tendencias sociales y tecnológicas han creado escenarios para diferenciar las conversaciones que tienen lugar en el “mundo real” y en la “red”, un paralelo cercano a lo representado en la película The Matrix donde en un sillón el personaje principal se enfrenta a esa elección inevitable entre una pastilla roja y una azul, para vivir en el “mundo real” o en Matrix. Sin embargo, ¿vale la pena hacer ese tipo de diferenciaciones como si el mundo digital y el mundo real fueran dos lugares completamente diferentes? Precisamente, ese mundo digital que se ve externo al real podría estar más cerca, como estar al interior de Matrix.

 Matrix  nos rodea está por todas partes incluso ahora en esta misma habitación. Puedes verla si miras por la ventana o al encender la televisión, puedes sentirla cuando vas a trabajar, cuando vas a la iglesia, cuando pagas tus impuestos. Es el mundo que ha sido puesto ante tus ojos (Wachowski, 1999)

En el libro Reputación y Liderazgo de (d+i Llorente & Cuenca, 2003, pág. 129) plantean, a propósito que los debates se han centrado alrededor de una “reputación online” (percepciones, evaluaciones y expectativas exclusivas de la Red e independientes del resto), a lo que finalmente afirman que la reputación de la empresa no está en Internet, sino en la mente de las personas que constituyen los grupos de interés.

En el Análisis de la recomendación entre iguales en la reputación online de las organizaciones (Benítez-Eyzaguirre, 2016, pág. 653) la autora afirma que la reputación online forma parte de la reputación corporativa, sólo que a partir de los cambios de la web 2.0 se precisa una reformulación porque los usuarios tienen conversaciones multidireccionales complejas que son difíciles de analizar.

¿Es entonces en la visión integral de seres digitales la que debe primar en el conocimiento del individuo actual y no en un individuo fragmentado que en ciertos momentos está conectado? La actualidad ha concebido al hombre digital, que vive y se relaciona bajo los avances tecnológicos y construye su vida social de la mano con lo digital y no al margen de esta. Sin duda, un tema que en materia de análisis e investigación se debe abordar; el paso de los fragmentos digitales hacia la interacción con una sociedad integralmente digital.