Cuatro maneras en las que la tecnología puede reinventar el trabajo en la era Digital.

Hace un tiempo cuando se dio la revolución industrial, las maquinas reemplazaron al hombre en algunas actividades. En la actualidad, la tecnología está interrumpiendo a las personas que trabajan. Avances en tecnología como la inteligencia artificial y la robótica le está permitiendo a las maquinas hacer tareas que van mas allá de lo que podría hacer una maquina, están desarrollándose en tareas cognitivas.

Sin embargo, esto no es nuevo para la sociedad, pues todos hemos sido reemplazado por maquinas y somos conscientes desde que nació la revolución industrial, de que esto está pasando. Así mismo estamos aceptando la revolución digital, y nos damos cuenta que así como esta está reemplazando algunos trabajos, también los está generando. Es por esta razón, que hoy en día las empresas están buscando nuevas habilidades que le permitan al trabajador desarrollarse en estos nuevos puestos.

A partir de esto, se han identificado cuatro áreas básicas donde la tecnología y los empleos deben intersecarse más eficazmente. Estas áreas comprenden las categorías para innovadores inclusivos:

 1.      Creación de empleo y crecimiento de los ingresos 

Se deben crear empleos relacionados con la tecnología y el marketing digital que paguen muy buenos salarios. Entre esos, esta la creación de plataformas que logren organizar información que antes estaba en libros o en sistemas poco organizados. La inclusión de plataformas en las empresas no solo genera nuevos trabajos sino que le provee a las empresas una innovación dentro de sus sistemas. Hoy en día la tecnología y todo lo que hace parte de la era digital se puede aplicar en cualquier campo profesional.

2.      Desarrollo de habilidades y oportunidad 

Los trabajos del futuro, serán totalmente diferentes a los que existen hoy en día. Las personas deben comenzar a prepararse de manera diferente y en asignaturas que antes eran vistas como algo extraño, como: robótica, codificación, energía renovable, inteligencia de negocios, big data, entre otros. Una vez las personas estén preparadas en este tipo de temas, deberán encontrar el trabajo adecuado, que les permita ser exitosas y desarrollarse como profesionales aplicando su conocimiento en estas categorías de empleo en rápido crecimiento.

 3.      Acceso a la tecnología

En nuestra economía cada vez más digital, aquellas personas con acceso a la tecnología serán exitosas a expensas de aquellos que no tienen acceso a esta. Sin embargo, las personas que están dispuestas y son capaces de trabajar no pueden solo “conectarse” a la economía digital, deben un más allá para lograr destacarse.  Por esta razón, es que se debe trabajar para que el 80% de la población total de la tierra pueda tener acceso a internet para poder aprender y aportar a la tecnología desde diferentes puntos de vista.

  4.      Inclusión económica 

Muchas veces, incluso con un trabajo y un ingreso, la estabilidad financiera de una familia puede ser muy difícil. Las personas no saben hacer buen uso de sus servicios bancarios, y el sistema económico se ve en la obligación de reportarlos o bloquearlos, generando que muy pocas personas tengan realmente una cuenta bancaria o acceso a créditos monetarios. Pero, la tecnología puede cambiar esto. El año pasado, una empresa desarrolló un algoritmo para permitirle a las personas demostrar su solvencia económica utilizando datos obtenidos de servicios similares a los del crédito, como servicios públicos, telecomunicaciones y otros proveedores.

 

Las sociedades no pueden retroceder ni detener la evolución en ningún aspecto, y menos en la redefinición del trabajo en el área digital. Pero lo que podemos hacer todos es entender estos nuevos mecanismos de creación de empleo, desarrollo de habilidades, acceso a la tecnología e inclusión financiera que les permitirán a los trabajadores adaptarse y desenvolverse en las nuevas realidades futuras.