Campañas de Marketing Digital Exitosas

La búsqueda por la creación de una campaña de marketing perfecta está compuesta por múltiples aspectos que no pueden ser pasados de largo; se debe tener en cuenta que la campaña debe cumplir con el principal objetivo de capturar la atención del cliente potencial, para luego, motivar a éste al consumo o contratación del bien o servicio.

Ese proceso de planificación exitosa tiene cinco “pasos” básicos que no terminan cuando se logra la venta exitosa de un nuevo producto, sino que acompañan a éste a lo largo de su ciclo de vida, reinventándose de nuevo en cada periodo.

El primer paso es definir el target o público principal al cual va a estar dirigida la campaña, dependiendo con que nicho de mercado decidamos tratar, nos enfrentaremos a diferentes retos con el objetivo de complacer al cliente y lograr su fidelización.

Ya teniendo identificado nuestro público, nos dedicaremos a conocerlo y explorar sus necesidades, para tener una perspectiva clara de sus expectativas y poder establecer los parámetros a partir de los cuales vamos a lograr influenciarlos en la toma de sus decisiones a la hora de la elección de una marca.

A lo largo de la historia las marcas han logrado conocer a sus clientes por medio de las relaciones humanas, pero la globalización y los cambios tecnológicos han hecho que éstas prácticas se transformen; actualmente, las redes sociales permiten que las empresas conozcan de manera personal a los clientes potenciales, así bien, clasificando la información digital de manera adecuada, se pueden encontrar patrones influenciables interesantes sobre los cuales construir una campaña de marketing, que así como puede ser física también puede ser digital, de hecho, siendo ésta una era tecnológica es más factible influenciar a algunos tipos clientes por medio de campañas publicitarias digitales, ya que la tecnología se ha vuelto parte vital de nuestra cotidianidad.

En tercer lugar, se debe enfocar la promoción del producto o servicio en resaltar las cualidades del mismo, teniendo especial cuidado en dirigir la atención del cliente hacia los beneficios que tendrá al adquirir el producto y de qué manera éste mejorará su bienestar.

Finalmente, los últimos dos pasos consisten principalmente en evaluar lo realizado en la campaña. Se deben estudiar las reacciones provocadas en las personas y hacer las respectivas mediciones para encontrar la manera de mejorar la campaña y que al momento de replantearla tenga un mayor éxito.

Fuente: www.mediapost.com