Breve historia de Airbnb

Desde su lanzamiento en el 2008, Airbnb ha venido rompiendo con el convencionalismo de la industrial de la hotelería a nivel mundial. Estructurando una comunidad online en la que la gente publica, descubre y reserva un lugar para hospedarse en alojamientos únicos alrededor del mundo a precios asequibles. La plataforma crea el puente entre los usuarios y ellos mismos son los que hacen las calificaciones tanto por el lado del huésped como del arrendatario (Friedman, 2016). Al igual que con diferentes plataformas de descarga de música, creó un ecosistema de inclusión del consumidor, dándole un rol protagónico como productor y consumidor. Sea un apartamento por una noche, un castillo por el fin de semana o una villa por un mes, la plataforma le da la posibilidad al consumidor para que viva experiencias de vida únicas a cualquier nivel de precio en más de 1,400 castillos, y más de 60 millones de huéspedes (Airbnb, 2008).

En tan solo unos años de lanzamiento, la empresa llegó a ser avaluada por 2.5 billones de dólares -2013- y un crecimiento exponencial, ascendiendo a los 10 billones de dólares en el 2014 (McBride, 2013). Para el 2020 proyectan niveles de rentabilidad de 10 billones de dólares (Kokalitcheva, 2015), lo que implicaría que en su categoría seguiría desplazando a grandes pasos “las cadenas pioneras del segmento como el grupo Intercontinental y Hilton, sin tener una sola habitación” (Strong, 2014) (McBride, 2013).